Skip to content

Flx contiene cáscara de marisco. Donde la contiene y qué efectos tiene ?

marzo 17, 2010

SULFATO DE GLUCOSAMINA, ¿QUÉ ES LA GLUCOSAMINA? La glucosamina (C6H13NO5) es un amino azúcar que actúa prominentemente como precursor de la síntesis bioquímica en la glicosilación de las proteínas y de los lípidos. La glucosamina se encuentra principalmente en el exoesqueleto de los crustáceos y otros artrópodos, en los hongos y en otros muchos organismos, siendo el monosacárido más abundante. Se sintetiza comercialmente mediante la hidrólisis de exoesqueletos de crustáceos. La glucosamina es un componente natural que se encuentra en el cartílago sano, y un elemento constituyente normal de los glicoaminoglicanos en el cartílago matriz y el líquido sinovial, también es utilizada de forma bastante común en el tratamiento de la artritis, a pesar de que su aceptación como medicamento terapéutico sea variable. Las ventajas del sulfato de glucosamina son posibles gracias a dos características fundamentales: Por un lado, su tropismo especial hacia el tejido cartilaginoso –que lo hace plenamente disponible a nivel articular- Y, por otro, sus reducidas dimensiones moleculares. De hecho gracias a su bajo peso molecular, el sulfato de glucosamina es capaz de atravesar la barrera hematosinovial difundiéndose en el ambiente microarticular. La utilización de los antiinflamatorios no esteroideos en la artrosis se justifica porque, a pesar de ser una enfermedad básicamente degenerativa, existe en muchos casos componente inflamatorio. Ahora bien, dado que los antiinflamatorios no son inocuos, no debe generalizarse su uso en los pacientes con artrosis. Las personas que sufren de esta enfermedad suelen ser de edad avanzada, por lo que los efectos lesivos de los AINEs en la mucosa gástrica y la alteración de la función renal que pueden producir a altas dosis, deben ser especialmente vigilados. La seguridad, eficacia y tolerancia del sulfato de glucosamina frente a un antiinflamatorio, en el tratamiento específico de la artrosis, es mucho mayor y así lo demuestran los distintos estudios clínicos realizados. El sulfato de glucosamina presenta un efecto antiinflamatorio entre 50 y 300 veces más bajo que la indometacina, pero la toxicidad de ésta es de 1000 a 4000 veces mayor, con un margen que favorece a la glucosamina. Por otra parte, la tolerancia de este fármaco es similar a la del placebo por lo que, cuando se administra no precisa ningún otro medicamento adicional para proteger la mucosa gástrica. En 2008 se dio a conocer en el American College of Rheumatology (ACR). “Por primera vez”, afirmaba el doctor Jean Yves Reginster, jefe de la Unidad de Investigación del Cartílago y Traumatología de la Universidad de Lieja (Bélgica), “hemos demostrado que un compuesto puede, por lo menos, frenar el proceso de la artrosis”.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: